Volver a los detalles del artículo Las fronteras no adyacentes como solución al tráfico aéreo ilegal